¿Te podemos ayudar?

Teléfono: 958094545
info@granadaabogados.es

El Tribunal Supremo cambia de criterio en los supuestos de herencia de un sucesor fallecido: nueva doctrina jurisprudencial sobre el art 1.006 del Código Civil.

Posted by on Jun 30, 2014 in Noticias | No Comments

Con fecha 11 de septiembre de 2013, el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo dicta sentencia sentando doctrina en torno a cómo debe procederse en aquellos casos en los que el heredero, llamado a suceder al causante, fallece antes de aceptar o repudiar su herencia (es decir, antes de ejercitar el denominado ‘ius delationis’).

Esta sentencia adopta un nuevo criterio en este tipo de casos, estableciendo con ello una doctrina jurisprudencial que ha sido de plena aplicación por fgA en la tramitación de la última herencia gestionada en el Despacho, motivo por el cuál traemos a colación su contenido, que consideramos de gran interés jurídico.

Nueva doctrina jurisprudencial sobre el art 1.006 del codigo civil

Hasta el dictado de esta Sentencia, la ‘teoría clásica’ era considerada como mayoritaria y venía manteniendo que en la sucesión por derecho de transmisión existen dos movimientos de bienes: uno que va del patrimonio del causante a la masa hereditaria del heredero transmitente (quien fallece antes de aceptar la herencia de aquel) y un segundo movimiento, desde esta masa hereditaria del segundo causante o transmitente (fallecido) al heredero transmisario, que acepta las dos herencias (la del primer causante y la del segundo).

Llevamos esta postura a un ejemplo práctico: fallecida una persona (A), su hijo y heredero (B) muere después que A (pero sin aceptar o repudiar su herencia) y tiene a su vez  hijos (C) que son sus herederos. En este caso, la ‘teoría clásica’ entendería que procede hacer dos transmisiones de bienes: una primera, desde el patrimonio del primer causante (A) a su hijo (B) y una segunda transmisión, desde la masa hereditaria de B a sus hijos (C), de modo que éstos últimos aceptarían las dos herencias; la primera como “transmisarios” de su padre (quien habiendo fallecido no puede aceptarla por sí mismo), mientras que la segunda la aceptarían propiamente como herederos de su padre.

Frente a esta postura, la sentencia de la Sala acoge la llamada ‘teoría moderna’ (también denominada de la ‘adquisición directa’ o de la ‘doble capacidad’), según la cual, en estos casos se produce una sola transmisión, de modo que los bienes pasan directamente del primer causante (A) al heredero vivo (C), cuando éste ejercita positivamente el ius delationis (es decir, cuando acepta la herencia).

En el supuesto concreto sobre el que se pronuncia el Tribunal Supremo, la cuestión de fondo se suscita en un procedimiento de división de herencia, con relación a si procedía o no concretar en el cuaderno particional la parte que correspondiera a los herederos (C) del heredero fallecido (B), en la herencia del primer causante (A).

La sentencia de instancia (dictada por la Audiencia Provincial de Alicante con fecha 12/11/2010) optó por la teoría clásica y su aplicación al caso conllevó la estimación de la demanda y la desestimación de la oposición del hijo del heredero transmitente- es decir, la oposición de C- reputando correcto el cuaderno particional (entiende la Audiencia que no es aceptable la pretensión de concretar en el cuaderno particional la parte que correspondiera a los herederos del transmitente).

Frente a esta postura, como hemos expuesto, la Sala opta ahora por la teoría moderna, cuya aplicación comporta la estimación del recurso del demandado, en el sentido de considerar procedente que se corrija el cuaderno particional, fijando en él la cuota que ha de corresponder a los herederos (C) del heredero transmitente (B) en la herencia del causante (A) y su correspondiente determinación o concreción en los bienes y derechos que singularmente les sean adjudicados.

Este cambio de doctrina simplifica este tipo de supuestos (se pasa de una doble transmisión a una sola), lo que desde luego tiene oportuno reflejo en los costes que conlleva toda herencia, tanto notariales como fiscales.

Sentencia Tribunal Supremo 11/09/2013

Deja un comentario